Más de 300 organizaciones que defienden los Derechos Humanos e impulsan cambios radicales  en la justicia penal de Nueva York, iniciaron una campaña este miércoles para presionar, luego de años de espera, para que la Asamblea Estatal selle el compromiso de aprobar dos propuestas de ley que cambiarían las normas que rigen la libertad condicional en el estado: Ley de Libertad Condicional para Personas Mayores y Ley de Libertad Condicional Justa y Oportuna.

Esta vez, la coalición Campaña por la Libertad Condicional (RAPP) puso el “dedo en esta herida” a través de algunos datos: Actualmente hay 1,138 personas identificadas como mujeres en las 53 prisiones de Nueva York, de las cuales la gran mayoría son negras y latinas. En este grupo se encuentran también las mujeres transgénero.

Además, casi una de cada cinco mujeres en las prisiones del estado de Nueva York (19%), tiene 50 años de edad o más.

En este momento, casi la mitad, es decir el 46%, de toda la población femenina en prisión, están cumpliendo sentencias que podrían ser elegibles para libertad condicional, tanto por su edad, por los años que han estado tras las rejas y por su buena conducta.

“Luego de años de espera y cuando celebramos el Mes de la Historia de la Mujer, estamos elevando nuevamente la voz ante la crisis humanitaria que significa que miles de madres envejezcan y mueran en las cárceles esperando un beneficio procesal. Todo es más dramático para las mujeres trans, en su mayoría inmigrantes, que son objetos de humillaciones y abusos en el sistema carcelario”, destacó Teana Taylor de RAPP.

También te puede interesar