El Metro de Nueva York está “asqueroso”, admite el gobernador; alcalde pide cerrar estaciones para bajar invasión de desamparados

Ante la falta de pasajeros por la cuarentena, muchos indigentes de Nueva York han convertido el Metro en un hotel improvisado, disparando además los robos e incidentes de violencia.

La situación fue calificada de “asquerosa” e “irrespetuosa” para los neoyorquinos que dependen del transporte público, especialmente los “trabajadores esenciales” en la pandemia, dijo el martes el gobernador Andrew Cuomo.

“Eso es asqueroso, lo que está sucediendo en esos vagones del Metro”, dijo Cuomo a los periodistas en Syracuse, en referencia a los reportes de prensa y videos en las redes sociales sobre desamparados durmiendo y haciendo sus necesidades en estaciones y vagones.

“Es una falta de respeto a los trabajadores esenciales que necesitan viajar en el sistema de Metro”, dijo el gobernador, que controla la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) a través del nombramiento de su máximo liderazgo. “Tenemos que tener un sistema de transporte público que esté limpio, donde los trenes se desinfecten”.

Los comentarios de Cuomo llegaron horas después de que el alcalde Bill de Blasio finalmente cediera a la presión de los funcionarios de tránsito para dedicar más recursos de la ciudad para abordar el problema.

Ayer el comisionado de policía Dermot Shea afirmó que NYPD expulsó a 100 personas del sistema en un solo día, aunque no estaba claro cuántos de ellos eran indigentes, acotó New York Post.

Ahora el alcalde está pidiendo a la MTA que cierre algunas estaciones del Metro durante la noche en medio de los informes de personas sin hogar que invaden los trenes durante la crisis del coronavirus.