Florida rechaza campaña del Departamento de Salud de Nueva York asegurando que “No hay manera segura de drogarse”:

“Es inconcebible que el alcalde de Nueva York y el Departamento de Salud (de NYC) estén empoderando a las personas para que abusen de las drogas” durante una “crisis nacional de opiáceos”, criticó la fiscal general del estado Florida, Ashley Moody.

Desde el lanzamiento reciente de una polémica campaña en el transporte público de NYC con “consejos” para consumir fentanilo “de manera segura”, algunos políticos locales y autoridades en Florida se han pronunciado en contra, calificándola de contraproducente e irresponsable.

“La controvertida campaña publicitaria del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York les dice a los drogadictos que no se avergüencen de sus hábitos de drogas”, resumió New York Post. Los críticos dicen que ese es un mensaje mortal e imprudente.

“Estoy asombrada de lo lejos que se han descarrilado los líderes de la ciudad de Nueva York. NO sigas sus consejos imprudentes”

Ashley Moody, fiscal general del estado Florida

La fiscal Moody usó una copia de uno de los anuncios publicados en el Metro de Nueva York para criticarlos en Twitter la semana pasada“No hay una forma ‘segura’ de abusar del fentanilo y estos anuncios no ’empoderan’ a los usuarios; podrían matarlos”, escribió. “Estoy asombrada de lo lejos que se han descarrilado los líderes de la ciudad de Nueva York. NO sigas sus consejos imprudentes”.

El fentanilo fue la principal causa de muerte entre los estadounidenses de 18 a 45 años en 2020, según un análisis de la organización “Families Against Fentanyl” (FAF).

Moody también criticó al alcalde Adams por continuar con la campaña de concientización pública “Hablemos de fentanilo”, lanzada por primera vez por su antecesor Bill de Blasio. “Los recursos para quienes luchan deben ser proporcionados por profesionales médicos capacitados, no por políticos y organizaciones que brindan consejos peligrosos y potencialmente mortales”, dijo la fiscal en declaraciones posteriores al New York Post.

También te puede interesar