Se duplican casos de COVID en NYC y De Blasio anuncia plan para frenar avance de variante Ómicron

Santa Claus está a punto de llegar a Nueva York, pero llegará en mal momento, pues la variante Ómicron se le adelantó y está haciendo estragos en la Gran Manzana, acelerando el promedio de contagios diarios a una velocidad preocupante, por lo que las autoridades anunciaron un plan para tratar de reducir la propagación del coronavirus. Los nuevos casos han aumentado en más de 90% desde el 1 de diciembre, pasando de 1,928 contagios entre confirmados y probables, a 3,641, y tan solo en tres días se duplicaron, saltando de 3.9% de índice de positividad a 7.8%, por lo que urge tomar acciones inmediatas.

Así lo aseguró este jueves el alcalde Bill de Blasio, tras revelar un conjunto de medidas de precaución para ponerle freno al avance del COVID-19 que incluye seis puntos, comenzando por el aumento de sitios de pruebas, al igual que la distribución de máscaras KN95.

“Hemos visto aumentos muy sustanciales en los casos de COVID en los últimos días. Está claro que la variante Ómicron está aquí en la ciudad de Nueva York con toda su fuerza”, reconoció el mandatario local, advirtiendo sin embargo que la capacidad hospitalaria no ha colapsado.

“Están haciendo un trabajo notable en el manejo de casos“, agregó De Blasio, al referirse a las hospitalizaciones en los cinco condados que han tenido un incremento superior al 20% en las últimas dos semanas, pasando de 119 admisiones a 142 el último día, de los cuales 89 pacientes dieron positivo a COVID.

De Blasio explicó que se ordenó la distribución “inmediata” de 1 millón de máscaras KN95 totalmente gratis, al igual que 500,000 pruebas rápidas de coronavirus en el hogar.

Las otras medidas incluyen el inicio de una campaña de medios para alentar a los neoyorquinos a que se pongan la dosis de refuerzo de la vacuna, al igual que “duplicar” las labores de inspección en lugares públicos para garantizar que los sitios están siguiendo el mandato de vacuna para ingresar a espacios interiores, y la orden de la gobernadora Hochul de uso de máscara, que comenzó a regir el lunes.

“Lo que nos ha funcionado como neoyorquinos en toda la lucha contra COVID es ser agresivo, asertivo, tomar medidas audaces. Hemos estado haciendo eso, y lo vamos a hacer mucho más, porque necesitamos detener esta variante”, recalcó De Blasio. “Esta variante se mueve rápido. Necesitamos movernos más rápido”.

El líder demócrata insistió de paso que las labores de vigilancia del cumplimiento de sus mandatos incluirán a las compañías privadas.

El COVID es malo para los negocios. Los cierres son malos para los negocios. Las restricciones son malas para los negocios. No podemos permitir que eso vuelva a suceder. Por tanto, los mandatos que establecimos son el camino a seguir”, dijo el Alcalde. “Estaremos haciendo un seguimiento con las empresas sobre nuestro mandato de vacunas del sector privado que entrará en vigencia el día 27”.

También te puede interesar