Cambió el volante por ser modelo porno y gana hasta 11,000 euros diarios

 

En este imagen se puede ver a Renee Gracie en su nuevo oficio y en su anterior como piloto.

Hace pocos meses que Renee Gracie ganaba titulares por ser de las pocas mujeres que piloteaban un V8 Supercars, el campeonato de automovilismo GTs de Australia, con resultados discretos como llegar en la posición 12 en 2015 y 2017 como mejores referencias.

Sin embargo, la mujer de 25 años se dio cuenta de que podía ganar mucho más dinero lejos de las pistas, en un deporte caro donde los resultados son necesarios para que lleguen patrocinadores que lo sufraguen.

Así que descubrió que sus voluptuosas formas llamaban la atención de la industria del cine para adultos, hasta el punto de que cinco años después de su debut como piloto ya no quiere volver a ponerse el mono y el casco salvo por exigencias del guión, si lo hubiera, para grabar alguna escena.

“Es lo mejor que he hecho en mi vida”, confesaba al ‘Daily Telegraph’, en relación al cambio de carrera profesional tan radical que ha tomado. Su perfil de ‘OnlyFans’ está siendo uno de los más buscados desde que diera la entrevista, no sólo por su aspecto evidentemente llamativo, sino por la historia que tiene detrás.