El nuevo plan de Biden busca mejorar el seguro médico, garantizar comidas escolares, e incluso dar la ciudadanía a dreamers

El liderazgo demócrata en el Senado ofreció más detalles sobre la propuesta legislativa de 3.5 billones de dólares que anunciaron el martes por la noche.

En un almuerzo este miércoles con el presidente, Joe Biden, y sus compañeros de bancada, los senadores Chuck Schumer, líder de la mayoría; Bernie Sanders, presidente del Comité de Presupuesto, y Mark Warner, vicepresidente del caucus demócrata explicaron los principales puntos del amplio paquete de medidas económicas y sociales.

“Es genial estar en casa”, le dijo Biden a los periodistas al salir de la reunión en el edificio donde pasó 36 años como senador por Delaware. “Es increíble estar con mis colegas y creo que vamos a lograr muchas cosas”.

Schumer indicó que este monto sería adicional a los 579,000 millones de dólares del acuerdo bipartidista en infraestructura.

El paquete se divide en tres grandes rubros: salud, reforma fiscal y crecimiento económico a largo plazo.

Incluye el recorte en impuestos más ambicioso de las últimas décadas para las familias de ingresos medios, mediante la extensión más allá de 2021 del crédito fiscal por hijo de 3,600 dólares, que empezará a llegar a partir de este jueves. Fondos para combatir el cambio climático y, posiblemente, propuestas de inmigración.

El plan puede salir adelante sin apoyo republicano mediante una fórmula legislativa conocida como reconciliación, que permite aprobar un proyecto de ley con una mayoría simple (justo la que tienen los demócratas en el Senado), puesto que el bloqueo de los conservadores a las políticas progresistas impediría alcanzar un acuerdo más amplio.

Sin embargo, los demócratas deberán negociar el apoyo de todos sus senadores (50, frente a 50 republicanos), puesto que una sola deserción sería suficiente para hacer fracasar la medida (en caso de empate, el voto de la vicepresidenta, Kamala Harris, inclina la balanza). 

Este proceso de reconciliación sólo se puede usar dos veces en la legislatura, y ésta sería la última, lo que convierte este paquete en posiblemente la única oportunidad para aprobar medidas ambiciosas bloqueadas por los republicanos, y entre ellas, quizá, una reforma migratoria que abra un camino a la ciudadanía a dreamers y trabajadores del campo.