La Policía interrumpe una fiesta con unas 300 personas en Long Island

NUEVA YORK – La Policía de Long Island interrumpió una fiesta masiva, con hasta 300 personas, después de recibir múltiples llamadas al 9-1-1 sobre el evento durante el fin de semana, dijeron las autoridades el lunes.

La Uniformada respondió a la casa ubicada en Somers Court, en Farmingdale, después de recibir una gran cantidad de quejas sobre una gran fiesta alrededor de las 8:40 p. m. el sábado.

La residente de la casa, Kim Catalanotto, de 47 años, fue acusada de molestia criminal en segundo grado y de violar las leyes locales de acogida social. No estaba claro de inmediato si tenía un abogado. Su fecha de lectura de cargos está pendiente.

Por otra parte, un hombre de 62 años, que vive en Somers Court, fue golpeado en la cara por alguien mientras los fiesteros se dispersaban. Fue tratado por heridas leves en un hospital. Los agentes de la policía local dicen que están investigando el asalto.

La interrupción de la fiesta se produce cuando el gobernador Andrew Cuomo toma medidas enérgicas contra los tamaños de reunión en ciertas áreas del estado. Si bien, el condado de Suffolk no es uno de esos, aún debe cumplir con las reglas que siguen vigentes en todo el estado donde los eventos sociales de cientos de personas no están permitidos en ningún lugar de Nueva York en este momento.

El condado de Suffolk es uno de los condados más afectados por el COVID-19 del estado. Hasta el lunes, tenía más de 49,000 casos confirmados y más de 2,000 muertes.