Nueva York empieza a reabrir tímidamente y solo en el ámbito rural

El valle de Mohawk comenzó este viernes la reapertura de su economía junto con otras cuatro regiones del estado de Nueva York, el más afectado de Estados Unidos por la pandemia del COVID-19, al satisfacer siete requisitos y pese a que los tímidos pasos hacia una normalidad dependerán de si la desescalada no acaba con nuevos repuntes de la incidencia de la enfermedad.

El condado de Schoharie, uno de los que ha recibido la luz verde para reiniciar la actividad, suspendida desde el 22 de marzo por orden del gobernador del estado, Andrew Cuomo, ha autorizado la reapertura de fábricas, centros de venta al por mayor y de la construcción, mientras que los dueños de los negocios de venta al público no han esperado un día más para comenzar a prepararse a que les llegue su turno de abrir.