San Francisco de Macorís supera en muertes a mayoría de países de América Latina

SANTO DOMINGO.- La provincia Duarte se ha convertido en una amenaza para sus pobladores y localidades cercanas, además de un problema para las autoridades, al sumar la mayor cantidad de defunciones por coronavirus en la República Dominicana, que hasta hoy eran 22.

Aunque en esta demarcación no está la mayor cantidad de personas contagiadas por coronavirus en el país, (90 hasta el lunes), sí cuenta con el porcentaje más elevado de las muertes registradas, que equivalen al 52% de los 42 que han fallecido por el Covid-19 a nivel nacional.

La provincia Duarte, con alrededor de 400 mil habitantes, hoy tiene más muertes por coronavirus que países como Colombia, con 10, en Venezuela han fallecido tres personas, en México 20, Perú 18 y en Argentina se han reportado 22 muertos, naciones con una población que en el menor de los casos duplican la de República Dominicana, y que juntos a Ecuador (58) y Brasil tiene (139), son donde más personas han muertos por Covid-19.

En esta provincia fue donde primero hubo circulación comunitaria del coronavirus en el país, lo que se atribuye a que se hizo caso omiso a las primeras medidas anunciadas por el Gobierno, y se celebró un carnaval, actividades privadas, las galleras siguieron en funcionamiento, además de las elecciones municipales, que también ayudaron a disparar el número de contagiados.

La semana pasada el Ministerio de Salud decidió intervenir esa provincia, y anunció que se tomarán otras medidas para controlar la pandemia del coronavirus.

En principio se le atribuía la propagación a la señora Oraida Herrera Díaz, quien regresó al país desde Italia y se le detectó que era positiva al virus, sin embargo, está continuó su vida de manera normal a pesar de haber sido llamada a quedarse en aislamiento   domiciliario, e incluso visitó familiares en Los Alcarrizos, en Santo Domingo.

En su alocución del domingo el ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas, atribuyó a las deficiencias hospitalarias en la provincia, las progresivas muertes y el desborde de los casos en los centros registrados allí.