Salen a la luz las acusaciones de dos mujeres más en contra del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dejó claro este domingo que no dimitirá después de que otras dos mujeres lo acusaran de comportarse de forma inapropiada cuando trabajaban para él.

En una conferencia telefónica con periodistas, Cuomo negó todas las acusaciones de acoso sexual. Aseguró que las demandas de los políticos para que renuncie son «antidemocráticas», mientras adoptaba un tono más desafiante. Cuomo dijo también que el trabajo de su Administración para ayudar al estado a recuperarse de la pandemia es demasiado importante como para que se haga a un lado ahora.

«No hay manera de que dimita», dijo.

Más tarde, la líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins, pidió su renuncia.

«Tenemos acusaciones sobre acoso sexual, un ambiente de trabajo tóxico, la pérdida de credibilidad en torno a los datos de las residencia de mayores y preguntas sobre la construcción de un importante proyecto de infraestructuras. Nueva York todavía está en medio de esta pandemia […] Necesitamos gobernar sin distracciones diarias. Por el bien del estado, el gobernador Cuomo debe dimitir«, señaló en un comunicado.

La fiscalía de Nueva York investiga, a petición del propio Cuomo, si las acusaciones de acoso sexual son ciertas y pueden corresponder a conductas ilegítimas y, por lo tanto, perseguibles legalmente. 

Las últimas acusaciones se suman a otras que salieron a la luz anteriormente y contribuyen a poner a uno de los demócratas más influyentes del país en el centro de una grave crisis política. 

En los últimos casos, las autoras de estas acusaciones son excolaboradoras de Cuomo, que trabajaron con él en distintos momentos de su carrera en cargos públicos. El gobernador minimizó sus alegaciones a través de comunicados de su oficina. 

Ana Liss, quien estuvo en su oficina de gobernador entre 2013 y 2015, explicitó su acusación en una entrevista con el diario The Wall Street Journal. Karen Hinton, quien fue secretaria y después consultora de prensa de Cuomo cuando él fue secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano (1997-2001) compartió su testimonio con la emisora NBC New York, afiliada de nuestra cadena hermana NBC News, y con el diario The Washington Post. 

Además, tanto The Wall Street Journal como The Washington Post agregan múltiples testimonios, la mayoría anónimos, de excolaboradores de ambos sexos de Cuomo que aseguran que el político demócrata generó un ambiente de trabajo «hostil y tóxico» en distintos momentos de su carrera. 

Liss dijo que Cuomo le preguntó si tenía novio, la llamó «corazón», la tocó en la parte baja de la espalda en un contexto público y una vez le besó la mano cuando ella se levantó de su escritorio. Hinton contó que Cuomo la abrazó de una manera «inapropiada» al ser excesivamente «íntima» y le hizo preguntas personales incómodas en una reunión mantenida en un hotel de California en el año 2000

Las acusaciones de Liss e Hinton llegan después de otras tres mujeres quienes reportaron casos de supuesto acoso sexual por parte de Cuomo. Estas primeras acusaciones proceden de Lindsey Boylan y Charlotte Bennett, quienes también trabajaron para Cuomo, y de Anna Rouch, quien dijo que se lo encontró en una boda de 2019 en la que ambos estuvieron presentes. Las tres concedieron entrevistas a medios de comunicación.

Las acusaciones de Liss no se refieren explícitamente a acoso sexual. Hinton, preguntada por el Post sobre si veía así las actitudes que le contesta a Cuomo, no las llamó explícitamente «acoso sexual», pero dijo que le parecieron «una dinámica de juego de poder» para lograr «manipulación y control». En el caso de Bennett, no se trata de una acusación de acoso físico, sino verbal. 

Al menos 25 demócratas han pedido que Cuomo dimita, según ha calculado NBC New York. También hay quien pide que, si el gobernador no deja el cargo por su propia voluntad, habría que someterlo a juicio político. Otros compañeros de partido de Cuomo dicen que quieren esperar la conclusión de las investigaciones en curso antes de expresar valoraciones. 

Este sábado, la oficina del gobernador emitió distintos comunicados para contestar a las nuevas acusaciones publicadas en la prensa a lo largo de la jornada. 

Respecto al testimonio de Liss, el asistente de Cuomo Rich Azzopardi afirmó: «Reporteros y fotógrafos han cubierto al gobernador durante 14 años y lo han visto besar a hombres y mujeres y posar para fotografías».